NOTA

  • 27 Junio, 2021
  • Visto 339 veces

El desafío de la montaña

 marce

Marcela Correa

Me presento, mi nombre es Marcela Correa, soy Lic. en Cs Biológicas egresada de la Facultad de Cs. Naturales e IML (UNT) y estoy finalizando mi Magister en Entomología. Soy investigadora de la Fundación Miguel Lillo. Me desempeño desde hace varios años como docente en la Cátedra de Biología Animal, en mis inicios como alumna dentro del Programa de Recursos Humanos y posteriormente como graduada. Tambien realizo tareas de Gestión como secretaria en el Colegio de Graduados de Cs. Biológicas de Tucumán.

Hace un par de años, en la búsqueda de nuevos horizontes, incursione en el “trekkinng”. En ese momento, mi objetivo era disfrutar de la naturaleza, el aire libre, conocer nuevos lugares e interactuar con gente nueva. Recuerdo la primera salida que me aventure a hacerlo “sola”, allá por el año 2014, con un grupo de personas que no conocía, fue al Valle de La Ciénaga, en Tafi del Valle (Tucumán). Una salida llena de aventura, adrenalina, risas y esfuerzo físico que demandaba el ascenso y la distancia recorrida por impactantes paisajes de nuestros valles. Allí conocí a muchas personas que con el transcurso de las salidas fuimos afianzando lazos de amistad. Recuerdo cuando viajamos a Córdoba a conocer el Cerro Uritorco, en Capilla del Monte, una caminata nocturna plagada de entusiasmo! Luego no solo compartíamos las salidas a la montaña, sino tambien salidas sociales, asados, festejo de cumpleaños formando un lindo grupo de “amigos trekkineros” que aún mantengo en el presente. Innumerables anécdotas y vivencias resuenan en mi mente recordando tantas caminatas, kilómetros recorridos, hermosos paisajes, desgaste físico, frío, calor, muchas fotografías, charlas, compañerismo, emoción por hacer hecho cumbre…….

Mi desafío más reciente, hace un par de meses en este 2021 fue conquistar la Cumbre del Cerro Negrito (4660 msnm, Tafi del Valle) una salida pendiente que tenía desde hace unos años. La gratificación de llegar al punto culmine de un recorrido y “hacer cumbre” genera una gran satisfacción, ya que uno rompe sus propios límites y logra superar un desafío personal. No solo es un desafío en la montaña, sino una batalla con uno mismo, con sus miedos, limitaciones, debilidades…. Sentir la adrenalina por llegar a la cima, aunque en muchos casos el cuerpo no resista, está agotado, con la respiración entrecortada, pero con las ganas intactas de llegar y triunfar en el desafío. Todo esto sumado al aliento constante de los compañeros que te impulsan a llegar a la meta. En esta oportunidad lo logre, hice cumbre!!

Disfruto mucho poder hacer unas “escapadas” a la montaña cuando mis actividades diarias me lo permiten, recorrer los senderos en compañía de amigos, desconectarme de la rutina, de los horarios, además de hacer un excelente ejercicio físico y dispersar la mente por unas horas.

Además del trekking, también me aventure en otras disciplinas como el rappel en el Viaducto el Saladillo, Tafi Viejo, la tirolesa en Malargue (Mendoza), raffting en el Río Juramento (Salta), parapente en Los Pinos (San Javier) todas actividades que me impulsaron a desafiarme a mí misma.

Sin lugar a dudas, mi hobby por las caminatas y el trekking armonizan de alguna manera con la elección de mi profesión, por el deleite de la naturaleza y el respeto del medio ambiente.

    marce5   marce3